Seguros

Hacer o no hacer un seguro de bicicleta. Es uno de los grandes debates que muchos ciclistas tienen cada vez que comienza una nueva temporada o compran una nueva bici.

Para algunos, la tranquilidad de estar asegurado en caso de sufrir un accidente, una circunstancia que no depende de nosotros mismos, es suficiente para estampar su firma en un con...

Hacer o no hacer un seguro de bicicleta. Es uno de los grandes debates que muchos ciclistas tienen cada vez que comienza una nueva temporada o compran una nueva bici.

Para algunos, la tranquilidad de estar asegurado en caso de sufrir un accidente, una circunstancia que no depende de nosotros mismos, es suficiente para estampar su firma en un contrato con una compañía de seguros.

Otros, porque son menos asiduos a la bicicleta, o porque ya están federados, lo descartan. Ya seas de una opinión o de la contraria, a continuación te ofrecemos una serie de argumentos a tener en cuenta para tomar una decisión definitiva.

Más

Seguros  No hay productos en esta categoría y esto puede ser una gran oportunidad. Publica un producto para que lo puedan comprar.

¿Merece la pena contratar un seguro para tu bicicleta si estás federado?

Ésta es una pregunta habitual entre los usuarios de bicicletas que compiten, tanto de manera ocasional como más profesionalmente.

Estar federado, ya sea con la licencia competitiva o con la cicloturista, garantiza automáticamente que contamos con dos coberturas muy importantes; el Seguro de Responsabilidad Civil (SRC) y el Seguro de Accidente Obligatorio (Real Decreto 849/1993).

¿Qué significa esto? En primer lugar, que si provocamos daños o lesiones a terceros en un accidente, el seguro garantiza el abono de las indemnizaciones que correspondan hasta un máximo de 1,2 millones de euros. El seguro que proporciona la licencia federativa no incluye el robo de la bicicleta.

El Seguro de Accidente Obligatorio tiene dos efectos. Por una parte, sufragará los gastos derivados de la atención sanitaria que requiramos, desde las atenciones de urgencias hasta el ingreso en el hospital, incluido el desplazamiento hasta éste.

Por otra, se hará cargo de las indemnizaciones que correspondan si se han producido lesiones de diverso tipo en el siniestro. Otra gran ventaja de federarse desde el punto de vista del seguro es que estaremos cubiertos no solo durante las competiciones, sino también durante las salidas y entrenamientos.

contrato

A esto hay que añadir que si estás federado obtendrás una defensa jurídica sin coste añadido y acceso a un servicio de reclamación de daños si se abre un procedimiento judicial.

La indemnización por robo, una buena razón para contratar un seguro privado

Una buena razón para contratar un seguro privado es que en él podemos incluir una cobertura de robo, algo que no ofrece el seguro de la Licencia Federativa. Esto cobra especial importancia si contamos con una bicicleta con un alto precio o si para nosotros resulta imprescindible, por ejemplo como medio de transporte diario para ir al trabajo.

Recuerda que las compañías exigen el uso de candados homologados para la protección de la bicicleta, y no se harán cargo de la indemnización por robo si la bici no ha sido debidamente atada con el candado.

La compañía de seguros nos solicitará información detallada sobre el valor de la bicicleta y sobre cuáles son las circunstancias en las que se usa, zonas de aparcamiento, etc.

Si contamos con un Seguro de Hogar, y solemos guardar la bicicleta en un garaje o trastero, para percibir una indemnización por su sustracción debemos haber reflejado antes su valor, en especial si es elevado.

El precio de un seguro es muy inferior al de la licencia federativa

Algunos aficionados al ciclismo que compiten de forma muy ocasional suelen valorar la posibilidad de federarse para aprovechar las ventajas que ofrece una licencia.

Sin embargo, si lo haces únicamente por el seguro debes tener en cuenta que la diferencia de precio es muy alta. Los precios de las licencias federativas se fijan en cada Comunidad Autónoma, pero están por encima de los 100 euros al año, mientras que es posible encontrar seguros con amplias coberturas desde 20-25 euros al año.

A este menor precio hay que añadir los descuentos por promociones especiales que las compañías de seguros ponen en marcha, los bonos de regalo por recomendar la contratación de alguna póliza a familiares y amigos, o las bonificaciones que se aplican por contratar más de un seguro con la misma empresa.

En la práctica, todo ello reduce el precio de un seguro privado de bicicleta aún más, mientras que la licencia federativa tiene un precio más elevado y que suele incrementarse un poco cada año.

Para ciclistas que utilizan la bicicleta frecuentemente para salir con los amigos, pero que participan en alguna prueba durante la temporada, lo más aconsejable es optar por una licencia temporal para el día concreto de  la prueba, y al mismo tiempo contratar para todo el año un seguro de bicicleta.

Otra alternativa interesante es la de adquirir el Carnet Ciclista, que con cobertura en toda España incluye Seguro de Responsabilidad Civil, Seguro de Accidente Deportivo y el pago de los costes derivados de la asistencia sanitaria, así como los de la evacuación y rescate.

El seguro se puede personalizar hasta en el más mínimo detalle

Hay tantos seguros para bicicleta como ciclistas. Esto significa que, en la práctica, cada compañía adapta sus coberturas a las demandas del contratante. ¿Vamos a realizar el Camino de Santiago y, por lo tanto, pisaremos suelo francés y español? Como se trata de otro país, con nuestro seguro privado podemos asegurarnos de que allí también estaremos cubiertos.

¿Nuestra bicicleta es eléctrica y solo vamos a hacer un uso recreativo de ella? El seguro nos cubrirá en el caso de robo aunque se trate de un bien de elevado precio.

La oferta de seguros de bicicletas se ha perfeccionado tanto en los últimos años, que algunas compañías ofrecen servicios complementarios que a más de un usuario le pueden parecer muy interesantes.

Un buen ejemplo de ello es la oferta de la compañía Mapfre, que permite realizar, a un precio inferior al habitual, un estudio biomecánico de la pedalada, un completo análisis osteoarticular en camilla o una prueba de fisiología del esfuerzo, con ergometría incluida.